Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

Cuad Med Forense 1996; 5:48-61


Archivo de casos del Instituto Nacional de Toxicología. Departamento Regional de Sevilla

 

Muerte súbita en la silla del dentista de un paciente epiléptico tras crisis convulsiva: ¿Status epilépticus, shock anafilactoide o sobredosis de anestésicos locales?.
 


A. Garfia (1), M.M. Juan-García (2), M. Rodríguez-Hornillo (3), M.R. Repetto (4), M. Menéndez (5), M. Repetto (6)

 

(1) Jefe de Sección de Anatomía Patológica. INT Departamento de Sevilla.
(2) Médico Forense. Cartagena (Murcia).
(3) Profesor Asoc. Medicina Legal. Universidad de Sevilla.

(4) Médica Facultativa del Servicio de Información. INT Departamento de Sevilla.
(5) Jefe de Sección de Química. INT Departamento de Sevilla.
(6) Director. INT Departamento de Sevilla.


 

INTRODUCCIÓN

Se trata de un sujeto varón, de catorce años, de constitución pícnica, de unos 80 kg de peso y 170 cm de altura que, según refiere la familia, padece epilepsia y se encuentra bajo tratamiento con TEGRETOL© (carbamazepina) 200 mg (1/0/1), sin presentar alergias conocidas.

 

El día del óbito el paciente acudió a consulta odontológica para tratamiento endodóncico. Según la versión del odontólogo se le aplicó XYLOCAINA AEROSOL© al 10% (lidocaína, clorhidrato como anestésico y cloruro de cetilpiridinio como antiséptico) y, posteriormente, anestesia local en la zona a intervenir con 1,8 ml de XILONIBSA© al 2% (epinefrina + lidocaína clorhidrato).

 

A los pocos minutos de la inyección de Xilonibsa sufre una crisis convulsiva que remite con la administración de oxígeno. Poco tiempo después presenta, según la versión facilitada por el dentista, una parada cardiorrespiratoria; por ello, se inician las maniobras básicas de resucitación cardiopulmonar, con aplicación de adrenalina intraventricular. Posteriormente, se realizan maniobras de resucitación avanzadas, resultando infructuosas y siendo exitus sobre las 15:30 horas, al parecer en la camilla de la consulta odontológica.

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván