Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

COMENTARIO DE LIBROS

 


TOXICOLOGÍA FUNDAMENTAL. Manuel Repetto. Díaz de Santos. 406 pags. Madrid, 1997.

 

Esta Toxicología Fundamental alcanza ahora su tercera edición, lo que supone el mejor reconocimiento a la calidad de la obra, que se convierte en un punto de referencia obligado y al incesante trabajo de su autor, Director del Instituto Nacional de Toxicología de Sevilla y máximo exponente en España del nivel alcanzado por la especialidad, tanto por su obra escrita como por su presencia en la Universidad y en los organismos coordinadores de la Toxicología internacional.

 

El tratado consta de una Introducción en la que se relacionan los desastres tóxicos, humanos y ecológicos, ocurridos durante el presente siglo. Teniendo en cuenta que el interés actual por la Toxicología, aunque nacida en nuestro país, no logró destacarse hasta la situación creada por el llamado "Síndrome Tóxico", esta introducción constituye una importante puesta en escena.

 

Siguen luego dieciséis capítulos, de distinto interés según la formación profesional del que se acerque a sus páginas y que de alguna forma queremos agrupar. Los dos primeros, puramente conceptuales, se dedican a definir y clasificar, todo ello con una visión de evolución histórica y de utilidad práctica. Los cuatro capítulos siguientes, se refieren a la toxicocinética, biotransformación, inhibición activación e inducción de difícil lectura para el médico pero importantes por la concepción mecanicista que hoy preside la Toxicología.

 

A partir de ahí se entra en el terreno de la fisiopatología, de las modificaciones de la toxicidad, de la interacción farmacológica, del empleo de antídotos y antagonistas, de la organización de la Toxicología Clínica y del diagnóstico tanatológico y, por último, de las bases del tratamiento de las intoxicaciones.

 

Entre estos capítulos, del mayor interés en Medicina Clínica y Medicina Forense, van intercalados otros de Toxicología Experimental y de Análisis Toxicológico, éste último de extraordinario interés médicolegal, sobre todo por lo que le corresponde en el rigor exigible en la toma de muestras.

 

Aparte de este recorrido por capítulos, se nos ocurren consideraciones a la totalidad. Destacan en la obra la unidad de un solo autor, el más que conocido magisterio del mismo, la claridad de exposición y la exhibición de la complejidad en sus justas dimensiones de la materia difícilmente accesible, todo lo cual se ajusta a la internacionalidad buscada de conseguir un libro de consulta, lo que se ha logrado con pleno acierto.

 

Por último, en la línea más constructiva de la crítica anotamos algunas muy aisladas imprecisiones en la terminología, que como es lógico no influyen en la importancia de este excepcional tratado.

 

Dragy

 

 

 

 

CONDUCTORES ANCIANOS, DEMENCIA SENIL Y ACCIDENTES DE TRÁFICO. JA. Flórez Lozano. J.R. Prous S.A. (Prous Science). 60 pags.

 

 Barcelona, 1997. La monografía que comentamos tiene el interés de su originalidad, ya que no existe, o al menos no lo conocemos, ningún otro estudio que se detenga en este punto del análisis de la seguridad vial de tan importante implicación médicolegal.

 

El trabajo dedica sus primeros apartados a hacer señalamientos epidemiológicos para hacer resaltar la importancia del problema. De ellos entresacamos el inicial dato comparativo: en contra del pronóstico de Karl Benz de que en todo el mundo no podía llegarse al millón de personas capacitadas para conducir, hoy solamente en el Reino Unido y USA hay, 17,4 millones de conductores mayores de 65 años. Otros datos aportados son: el inicio a los 55 años del deterioro de las habilidades psicológicas y que los fallos, más por error que por incumplimiento, pueden devenir desde la senilidad sin demencia (olvido senil benigno de Kral y pseudodemencia depresiva de Wells) o desde la simple pérdida sensorial. Pero el dato más convincente es que en ese grupo etario hay un diez por ciento de demencias leves y un cinco por ciento de graves, lo que hace obligado el pensar que a los tres factores más importantes en la accidentalidad: velocidad, alcohol e inexperiencia juvenil, haya que añadir un cuarto correspondiente al déficit cognitivo senil.

 

Esta publicación, distribuida por Química Farmacéutica Bayer, recoge los trabajos de J. A. Flórez Lozano, Catedrático de Ciencias de la Conducta de la Universidad de Oviedo, con una idea central: la pérdida de facultades por senilidad normal o patológica es insidiosa, difícil de reconocer por los demás y prácticamente ajena al autoexamen de quienes, en la mayoría de los casos, consideran la conducción más corno derecho que como privilegio. Se imponen el uso de test (MMS. Wais, Hachinski, SCAG, Hamilton, Nuremberg y Blessed, Tomlinson y Roth), sobre los que el autor expone su opinión y su experiencia.

 

A nuestro juicio hubiera bastado con esto, pero en el trabajo se contienen otras consideraciones de seguridad vial, referentes a efectos de fármacos y circunstancial ambientales y del medio de locomoción, que si bien aportan una información de gran interés, no se relacionan con el título de la publicación, con lo que se pierde unidad y homogeneidad.

 

Dragy

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván